Tag Archives: Astronomía

El Ministerio de Asuntos del Espacio Exterior

A cuenta de que el próximo viernes se vuelve a acabar el mundo, las televisiones nos están ofreciendo continuamente películas y documentales con asteroides de gran tamaño que chocan contra la Tierra; catástrofes naturales o provocadas por la ambición del ser humano que ponen en peligro la vida sobre el planeta; invasiones alienígenas que quieren esclavizar o acabar con la humanidad, etc.

Lo que no es tan conocido es que en la 32ª Asamblea General de las Naciones Unidas (1977), tras estudiar la posibilidad de la existencia de vida inteligente extraterrestre, se decidió crear la Oficina de Asuntos del Espacio Exterior. Además de coordinar los actuaciones de las agencias espaciales y el Programa de la ONU para el uso del espacio, uno de sus objetivos era elaborar un documento sobre los temas relacionados con la comunicación con “civilizaciones extraterrestres”.

Of. Asuntos Espaciales Viena

Edificio de la ONU en Viena, sede de la Oficina de Asuntos del Espacio Exterior

En su informe titulado “Mensajes a civilizaciones extraterrestres” trató las siguientes preguntas:
• ¿Representan mejor a la humanidad las obras de arte que las muestras de conocimiento científico?
• ¿Deberían los mensajes redactarse bajo el auspicio de un organismo internacional como las Naciones Unidas, ya que representan a toda la humanidad?
• ¿Debería establecerse y mantenerse un registro de mensajes a civilizaciones extraterrestres?
• ¿La preparación de los mensajes debería ser hecha directamente por las Naciones Unidas como símbolo de unión de las naciones?

Ese mismo año se habían lanzado las dos naves Voyager (que en la actualidad ya han salido del Sistema Solar) portando una obra de arte con un mensaje de paz y amistad del Secretario de las Naciones Unidas (el famoso “Venimos en son de paz”).

Después de este informe la ONU se olvidó durante un tiempo del tema de un posible contacto con extraterrestres. Lo que sí ha tratado recientemente son los NEOs (Near Earth Objects), Objetos Cercanos a la Tierra.

En 1999, la Tercera Conferencia de las Naciones Unidas sobre la Exploración y Usos Pacíficos del Espacio Exterior (UNISPACE III) celebrada en Viena incluyó en su Plan de Acción: “Se debe mejorar la coordinación internacional de las actividades relacionadas con los objetos cercanos a la Tierra, armonizando los esfuerzos globales dirigidos a la identificación, seguimiento, observación y predicción de órbitas, a la vez que se desarrolla una estrategia común que incluiría futuras actuaciones relacionadas con los objetos cercanos a la Tierra”.

El desarrollo de dicho plan llevó a presentar en 2004 un informe sobre los NEOs en la 41ª sesión del Comité sobre Usos Pacíficos del Espacio Exterior (COPUOS por sus siglas en inglés). Tras su discusión se acordó lo siguiente:
Año 2005: Recopilar informes de organizaciones de todo el mundo relacionados con los NEOs en el sentido descrito en la conferencia UNISPACE III.
Año 2006: Recopilar informes de los estados miembros y organizaciones internacionales sobre sus actuaciones sobre los NEOs, incluyendo misiones, búsqueda y seguimiento, así como planes para actuaciones futuras. Creación de un grupo de trabajo para considerar la necesidad de desarrollar más actuaciones coordinadas internacionalmente.

En 2009, el informe del Subcomité Científico Técnico de la COPUOS recogía el potencial devastador de los asteroides en caso de colisión con la Tierra, pero también su potencial como fuente de un amplio rango de recursos naturales. Según este documento, su detección temprana y la determinación de su trayectoria son la mejor forma de gestionar su posible amenaza, junto con la coordinación entre las agencias espaciales e instituciones investigadoras. Todo ello permitiría mitigar las amenazas de los NEOs.

En esa misma sesión se presentó un borrador con las recomendaciones para la respuesta internacional a una amenaza de impacto de un objeto cercano a la Tierra:
Establecimiento de una política: El peligro de los NEOs debería ser reconocido como un tema global que sólo puede ser efectivo bajo la cooperación y coordinación internacionales. En el caso de que se prediga un posible impacto, y existiendo la posibilidad de su desviación, la humanidad no puede evitar la responsabilidad del resultado de la acción ni de la inacción. Las Naciones Unidas son el organismo más apropiado para evaluar la situación y decidir cómo actuar colectivamente.
Seguimiento y vigilancia: La ONU debería establecer una entidad que se responsabilice de vigilar el riesgo de impacto y la correspondiente respuesta a la amenaza.
Planificación y operaciones de la campaña de desvío: La comunidad internacional debería establecer un organismo inter-agencias, responsable de la elaboración de un protocolo que determinara los pasos a seguir desde la evaluación del potencial de impacto contra la Tierra hasta la decisión de desviarlo.

En la actualidad, la Oficina de Asuntos del Espacio Exterior cuenta con la Plataforma de Información Espacial para la Gestión de Desastres y Respuesta de Emergencia (UN-SPIDER), un servicio de vigilancia por satélite para todo tipo de emergencias.

Por su parte, en el caso de los asteroides, las principales agencias espaciales tienen sus propios programas de vigilancia, la NASA el Near Earth Object Program y la ESA el NEODyS-2, en los que participan observatorios de todo el planeta.

Cuando en 2010 se nombró a Mazlan Othman director de la oficina, éste retomó el asunto del contacto con los extraterrestres, hasta el punto que algunos medios le calificaron como el embajador para los aliens. De hecho, la oficina cuenta con protocolos para el primer contacto: desde descontaminación de equipos que podrían portar microbios extraterrestres hasta saludos a formas de vida extraterrestres inteligentes.

Según parece, cada vez estamos mejor preparados para detectar asteroides peligrosos, pero las opciones para actuar en caso de una amenaza real todavía están muy verdes, así que esperemos no necesitarlas a corto plazo. La opción de bombardearlo, aparte de su dificultad técnica, tiene el riesgo de que, en vez de “un solo bombazo” recibamos una multitud de fragmentos también muy destructivos. El resto de alternativas utilizan tecnologías poco desarrolladas todavía.

Y para acabar, y a la espera de nuevos acontecimientos, invito a todos a celebrar este fin del mundo en las ferias de Santo Tomás de Donosti o de Bilbao, en el primer caso con txistorra, en el segundo con chorizo, y en ambos casos con un buen txakoli.

• Supra-Earth affairs, Mazlan Othman, Phil. Trans. R. Soc. A 2011 369, 693-699.

• http://www.oosa.unvienna.org/

•http://en.wikipedia.org/wiki/United_Nations_Office_for_Outer_Space_Affairs

• http://naukas.com/2012/08/20/voyager-historia-de-dos-viajeras/

• http://noticias.lainformacion.com/ciencia-y-tecnologia/ciencias-general/si-detectamos-tarde-un-asteroide-en-trayectoria-de-colision-no-tendriamos-capacidad-de-respuesta_PNMBPJnHVUOy2pnJ4H1wj3/

• http://neo.jpl.nasa.gov/neo/

• http://newton.dm.unipi.it/neodys/