Tag Archives: Chico Mendes

La otra crisis

Nadie podía imaginarse, que con la excusa de la crisis, derechos sociales como la sanidad y la educación gratuitas, las condiciones laborales, y en general, el estado de bienestar que tanto costó conseguir, se pudieran venir abajo tan rápido. Las luchas de los trabajadores del siglo XIX y principios del XX contra el capitalismo salvaje, dieron como fruto que en Europa, después de la segunda guerra mundial, se establecieran unos servicios públicos gratuitos y unas condiciones dignas de trabajo, que garantizaran el desarrollo físico y espiritual de todas las personas. Se trataba, en definitiva, de que la riqueza obtenida del desarrollo económico de esos años se redistribuyera para mejorar la calidad de vida de todos y todas.

Después de años viviendo en estas condiciones, llegamos a pensar que esto era lo normal, tanto espacial como temporalmente. Quiero decir, creíamos que todo el mundo podía vivir así, y que este estado del bienestar iba a ser para siempre, que no había forma de volver al pasado. Solamente cuando viajábamos fuera de Europa nos dábamos cuenta de que no era así.

Hoy no voy a entrar al por qué de este retroceso, sino a comparar nuestra crisis con las que sufren en otras zonas del mundo. Tampoco voy a referirme a países desarrollados como Estados Unidos, que pese a considerarse un país rico, tiene un gran porcentaje de su población viviendo por debajo del umbral de pobreza. Me quiero centrar en los que habitualmente conocemos como Tercer Mundo, países en vías de desarrollo o países empobrecidos.

Estos países, generalmente ricos en recursos naturales, históricamente han sido escenarios de la explotación de los pobres, la población indígena, por la clase dirigente y las corporaciones transnacionales. Consecuencia de ello fue la aparición en el siglo XX de numerosos grupos guerrilleros de inspiración comunista que intentaron acabar con esa situación. Algunos llegaron al poder (Cuba, Nicaragua) con diferente éxito a la hora de enfrentarse a esa situación.

A pesar de la riqueza generada por la explotación de los recursos naturales, las condiciones de vida de las clases pobres no sólo no mejoraron sino que empeoraron, ya que se les obligaba a trasladar sus asentamientos o a trabajar en condiciones infrahumanas, similares a las de los trabajadores europeos del siglo XIX. En el caso de que se opusieran simplemente se les acusaba de guerrilleros y “se les eliminaba”. Algunos casos muy conocidos: Monseñor Romero, asesinado en 1980, e Ignacio Ellacuría y sus compañeros jesuitas en 1989, por denunciar la violación de los derechos humanos en El Salvador; Chico Mendes, sindicalista comprometido con la conservación de la selva, asesinado en 1988 en Brasil.

El colonialismo político del siglo anterior se había transformado en colonialismo económico promovido por las grandes corporaciones y ejecutado por las oligarquías locales. Además, sirvió como excusa para frenar el avance de las ideas opuestas al capitalismo exacerbado.

Durante los años 80 y 90 del pasado siglo, poco a poco, los países de Centro y Sudamérica consiguieron sacudirse las dictaduras políticas pero no las económicas, ya que en los años de bonanza, el FMI, el Banco Mundial y la banca internacional habían favorecido el endeudamiento agresivo. Llegó un momento en que no pudieron pagar su deuda, se privatizó, se desreguló y se recortó, empobreciendo aún más a la población. ¿Dónde he visto yo algo de esto últimamente?

Aunque el caso más conocido es el corralito argentino, en todos los países ha pasado algo parecido.

Parece ser que poco a poco están saliendo de ese círculo infernal, y el éxito de algunos al convertirse en potencias emergentes como Brasil quizás haya tapado las situaciones extremas que todavía se viven allí.

El modelo “corporación transnacional – convenio con gobierno local – explotación comunidades indígenas a cambio de limosnas” sigue plenamente vigente como se puede ver en el siguiente video:

Mineras canadienses, hidroeléctricas españolas, contaminación de acuíferos, cárcel y asesinatos a los que se oponen… sigue pasando en estos momentos. Casi con toda seguridad, estas corporaciones publicarán anualmente en sus países unas memorias de sostenibilidad muy aparentes, junto con otro tocho llamado Responsabilidad Social Corporativa… Bueno, ¡ejem!, en el caso de la eléctrica gallega este apartado de su web aparece vacío. No me extraña que luego alguna presidenta nacionalice empresas extranjeras.

Yo he tenido la oportunidad de conocer dos de estos casos personalmente. En 2005 participé en un seminario y unas jornadas técnicas sobre desarrollo sostenible en Valdivia (Chile), dentro de un proyecto de cooperación del Gobierno Vasco y la Diputación Foral de Bizkaia. Las papeleras finlandesas talaban los bosques autóctonos para plantar eucaliptos y contaminaban los ríos, igual que en Euskadi hace 40 años. Fue como volver a la infancia. La parte positiva fue ver como se capacitaba a los indios mapuches para la comercialización de sus productos tradicionales y el agroturismo. En Guatemala, con amigos cooperantes visité en 2008 zonas turísticas y poblados indígenas, comprobando que allí las cosas están todavía muy verdes, y que no hay apoyo suficiente por parte del Gobierno para que el trabajo de los cooperantes tenga una mínima garantía de continuidad.

Las redes del capitalismo neoliberal se extienden hacia nosotros, primero provocando la crisis y luego atándonos a ella, pero para muchos pueblos las cosas apenas han cambiado en el último siglo. Quizás la diferencia en su caso es que ahora, ellos se agrupan en movimientos pacíficos y, con la ayuda de las redes sociales e internet puedan hacernos llegar su situación con más facilidad y evitar la impunidad con la que hasta ahora se les reprimía. Esperemos que sirva de algo.

http://www.publico.es/espana/445943/como-contar-la-crisis-espanola-hablando-de-ecuador

http://www.semillerosdepensamientos.org/es-centro-documentacion&page=0&limit=1&rpp=1&rel2=centro-documentacion