Tag Archives: construcción

Mi pueblo en un embudo

Últimamente parece que está aumentando el interés de la gente por el tiempo atmosférico y por el clima. Rara es la cadena de televisión que no da como noticia que en invierno nieve y haga frío, y que en verano haga mucho calor. No me refiero a episodios climatológicos extremos, sino al tiempo habitual de cada estación. No sé si es por miedo al cambio climático o simplemente porque hay que llenar muchas horas de programación. Además, muchos medios no distinguen entre clima y tiempo atmosférico, y utilizan indistintamente ambos términos como si fuesen sinónimos. En cualquier caso, vista la última semana que hemos tenido, con fuertes lluvias y viento, incluida ciclogénesis explosiva, y que en agosto se cumplen 30 años de las inundaciones más graves que el País Vasco ha sufrido en la historia reciente, me he animado a escribir sobre el riesgo de inundaciones en Euskadi, sirviéndome del ejemplo de mi pueblo, Alonsotegi.

puente presa desde margen dcha Mi pueblo en un embudo

Foto 1 (20/01/2013). La vegetación de las riberas de los ríos y arroyos cantábricos está formada por un bosque mixto dominado por sauces, fresnos y alisos.

El relieve montañoso de toda la Cornisa Cantábrica, con sistemas montañosos orientados en paralelo a la costa y con alturas de más de 1000 metros a poca distancia del mar, han dado lugar a valles estrechos y con grandes pendientes. Si a eso le añadimos un clima atlántico muy lluvioso, convierten a la erosión hídrica en el principal agente geomorfológico. Las llanuras naturales de inundación son el fruto de ese proceso, ubicadas en las zonas donde el valle se ensancha.

En Bizkaia los ríos presentan una serie de características comunes: son cortos, de valles estrechos y encajados y tienen que salvar grandes desniveles debido a las pendientes que presenta el terreno. Estas fuertes pendientes, el régimen de lluvias y otros caracteres climáticos de la zona, son causa de que los ríos presenten un régimen de fuerte torrencialidad, alternando épocas de elevado caudal con épocas de fuerte estiaje.

Como ejemplos del brusco contraste de altitudes, tenemos los ríos Altube y Arratia, donde se pasa de 1.475 m, desde el punto de mayor cota (Gorbea) hasta el nivel de base litoral en apenas 50 Km.

La pendiente media de los ríos cantábricos se ha cifrado en un 11% frente al 2% que presentan los ríos de la vertiente mediterránea. En el caso de Alonsotegi, el arroyo Azordoiaga, que nace en las laderas del monte Ganekogorta y desemboca en el Cadagua en el núcleo urbano de Alonsotegi, la pendiente media se acerca al 20%.

 

alonsotegi desde sasiburu Mi pueblo en un embudo

Foto 2 (09/08/2012). Núcleo urbano de Alonsotegi al pie del monte Ganekogorta (998 m).

El río Cadagua nace en la localidad burgalesa del mismo nombre, y tras recorrer 63 km, se une a la ría de Bilbao. La superficie de su cuenca alcanza los 307,5 km2. Por su parte, el ya mencionado arroyo Azordoiaga, recorre algo más de 6 km dentro del municipio, con una cuenca de 7,34 km2.

 

cadagua alonsotegi google earth Mi pueblo en un embudo

Foto 3.Google Earth. Río Cadagua a su paso por Alonsotegi

El hecho de que en el País Vasco las vegas de los ríos, es decir, las llanuras naturales de inundación, fuesen las únicas zonas con pendientes suaves, ha hecho que sean el lugar donde se concentran las edificaciones. Si en un primer momento las construcciones se limitaban a caseríos, ferrerías y molinos, tras la revolución industrial fábricas y bloques de viviendas llenaron hasta el último rincón disponible en estas zonas, llegan en muchos casos a ocupar parte del cauce del río.

 

 

fc3a1brica mure Mi pueblo en un embudo

puente nuevo aguas arriba Mi pueblo en un embudo

Fotos 4 y 5 (20/01/2013). Industrias invadiendo el cauce.

Consecuencia de ello, es que periódicamente, tras un episodio de lluvias torrenciales, rápidos deshielos o las dos cosas juntas, en mayor o menor medida, estas zonas acaban bajo el lodo. En la historia reciente, las inundaciones más graves se registraron el 26 de agosto de 1983, provocadas por una “gota fría”, fenómeno típico del Mediterráneo pero muy raro en el Cantábrico. En el Casco Viejo de Bilbao la ría se desbordó alcanzando el primer piso de los edificios. Entre Bizkaia y las provincias limítrofes 34 personas perdieron la vida, y las pérdidas en el País Vasco alcanzaron los 163 millones de euros.

En el caso de Alonsotegi, como se puede observar en la fotografía 2, es un valle con forma de embudo, las laderas recogen las aguas superficiales dirigiéndolas hacia el núcleo urbano, donde desaguan en el Cadagua. Esto significa que en el caso de lluvias torrenciales, no sólo hay riesgo de inundaciones sino también de desprendimientos y avalanchas ocasionados por los torrentes.

Así, en 1983, los daños en el pueblo no fueron sólo los producidos por el desbordamiento del Cadagua, sino también por piedras, lodo y troncos que bajaron desde los montes. En aquel momento, una gran parte de las laderas estaban deforestadas, facilitando la acción erosiva de las lluvias. Para muestra, tres imágenes:

 

tren bloqueado 83 Mi pueblo en un embudo

Foto 6. Tren atrapado por avalancha desde el monte Sasiburu (27/08/1983).

 

autobus empotrado 83 Mi pueblo en un embudo

Foto 7. El arroyo Azordoiaga empotra un autobús en una casa y destruye parte de un puente de piedra (27/08/1983).

 

puente irauregi 83 Mi pueblo en un embudo

Foto 8. Del puente de Irauregi queda poco más que el arco de piedra (27/08/1983).

En aquel momento este viejo puente, de origen medieval, con un solo carril para vehículos y aceras estrechas, era el único que conectaba las dos márgenes del núcleo urbano, por lo que durante unos meses hasta su reparación, los vehículos tuvieron que cruzar por un pontón militar ubicado donde hoy está el puente nuevo.

Periódicamente, en menor medida, el río se ha seguido desbordando en algunos puntos, afectando a caminos, huertas y bajos de algunas viviendas, sobre todo en los barrios de Linaza y Pertxeta.

Por tanto, cuando a principios de este siglo se pudo poner en marcha el proceso de regeneración urbana con la ayuda financiera del Gobierno Vasco y la Diputación Foral de Bizkaia, gran parte de las obras recogidas en el plan tenían que ver con la eliminación de estos riesgos. Así, la renovación de las redes de servicios incluía colectores para canalizar arroyos y torrentes y la construcción de un nuevo puente.

zubia sasiburutik 070210 2 Mi pueblo en un embudo

Foto 9. El armazón del puente, arcos y tablero, se construye en la ribera (10/02/2007).

zubia 070215 14 Mi pueblo en un embudo

Foto 10. Posteriormente, varias grúas de gran tonelaje colocan el puente en sus estribos (15/02/2007).

Otra actuación importante para reducir la inundabilidad en el casco urbano de Alonsotegi era el rebaje o eliminación del azud de Kastrexana, en el límite con los municipios de Bilbao y Barakaldo (foto 3, esquina superior derecha). Esta presa se construyó en los años 50 del pasado siglo para abastecer una acería y en la actualidad sólo abastece a la incineradora de residuos urbanos Zabalgarbi. El ayuntamiento solicitó reiteradamente a URA (Agencia Vasca del Agua) y a la Confederación Hidrográfica del Norte la ejecución de esa obra.

En cuanto a la prevención de los desprendimientos y avalanchas de los montes, desde finales de los 80, la Diputación Foral de Bizkaia ha realizado una gran labor de reforestación, primando las especies autóctonas, cuyos resultados se empiezan a ver ahora.

Sin terminar todas estas obras, el domingo 1 de junio de 2008, la meteorología nos dio otro susto: las fuertes lluvias durante todo el fin de semana hicieron que se desbordara el río Cadagua y que el agua que bajaba de los montes inundara algunos bajos.

En esta ocasión, el hecho de que los montes tuvieran una mayor superficie arbolada hizo que sólo bajara agua, sin piedras ni troncos, con lo que los daños fueron mucho menores. Por su parte, el río Cadagua volvió a pasar por encima del puente viejo después de bastantes años, pero sin destrozos graves.

torrentes sasiburu 1 6 084 Mi pueblo en un embudo

torrentes sasiburu 1 6 086 Mi pueblo en un embudo

Fotos 11 y 12. Torrentes del monte Sasiburu (1/06/2008).

cadagua en puente viejo 1 6 08 Mi pueblo en un embudo

Foto 13. El río Cadagua desbordado por encima del puente de Irauregi (1/06/2008).

Tras varios años de requerimientos por parte del ayuntamiento, finalmente, en el verano de 2010, la Confederación Hidrográfica del Norte rebaja un metro la altura de la presa de Kastrexana.

 

presa kastrexana vsm Mi pueblo en un embudo

Foto 14. La presa de Kastrexana bajo los viaductos de la Variante Sur de Bilbao (20/01/2013).

Por último, en 2011 se reforzó la estructura del puente Irauregi ampliando la anchura para mejorar la accesibilidad peatonal.

puente irauregi Mi pueblo en un embudo

Foto 15. Puente de Irauregi (20/01/2013).

Y tras este recorrido histórico llegamos a enero de 2013. Tras una semana de fuertes lluvias y viento (este pasado fin de semana nos ha barrido una ciclogénesis explosiva), tocaba ver si habían servido de algo las obras que he comentado, ya que en los últimos tres años no habíamos tenido lluvias de esta magnitud.

Video 1. Vista desde el puente nuevo (20/01/2013).

Bajo el puente nuevo hay una presa que envía el agua hacia una minicentral hidroeléctrica ubicada junto al puente de Irauregi. El canal, de 300 metros de largo, discurre bajo el paseo de Coscojales. En caso de crecida del río, el exceso de agua salta por encima del canal, volviendo al río. En algunos puntos, estos aliviaderos coinciden con los desagües de los torrentes del monte, creando unas bonitas cascadas.

 Mi pueblo en un embudo  Mi pueblo en un embudo

Fotos 16 y 17. Paseo Coscojales (20/01/2013).

Justo aguas debajo de esta presa, hay una formación de rocas calizas a diferente altura, creando unos saltos de agua de gran espectacularidad cuando el río baja caudaloso.

Video 2. Vista del salto de agua en la formación caliza (20/01/2013).

De hecho, cada vez que tenemos crecidas en los ríos de Euskadi, los medios de comunicación vienen aquí a tomar imágenes: portadadeia210113

Parece ser que el río Cadagua es uno de los que mejor se está recuperando ambientalmente a nivel de Bizkaia. En el caso de la fauna, desde hace unos años nos hemos acostumbrado a ver garzas, garcetas, patos, cormoranes, pollas de agua, también alguna tortuga invasora, y se supone que hay alguna colonia de visón europeo. No entraré a explicar las razones de esto (material suficiente para otro post), simplemente una muestra:

 

cormoranes2 Mi pueblo en un embudo

cormoranes1 Mi pueblo en un embudo

Fotos 18 y 19 . Cormoranes (20/01/2013).

Cuando todas las demás aves desaparecen, los cormoranes se mantienen impasibles ante la fuerza del agua.

Finalmente, no ha habido ningún desbordamiento del río en toda esta zona, ni siquiera en el barrio de Pertxeta. La influencia del rebaje de la presa de Kastrexana llega hasta el puente de Irauregi, 1,4 km aguas arriba. Tampoco ha llegado al camino de Pertxeta, que hasta ahora se inundaba con facilidad.

camino pertxeta Mi pueblo en un embudo

Foto 20. Camino de Pertxeta (20/01/2013).

Por supuesto, esto no quiere decir que se hayan eliminado completamente los riesgos de inundabilidad de esta zona. El Plan Integral de Prevención de Inundaciones de la Comunidad Autónoma del País Vasco (conocido como P.I.P.I.), recoge el concepto estadístico conocido como periodo de retorno, que es el tiempo medio entre dos trombas de agua que pueden dar lugar a un determinado caudal. Para cada periodo de retorno y en función de la orografía del municipio se establece sobre el mapa una mancha de inundación, que marca la probabilidad de cada punto de inundarse periódicamente. Los periodos de retorno utilizados suelen ser 10, 25, 50, 100 y 500 años. Algunos consideran que las inundaciones de 1983 corresponden al de 500 años, lo que significa que probablemente no se dé un evento de esas características hasta dentro de más de 400 años (sin considerar el cambio climático, claro está).

En función de estos cálculos se establecen unas distancias de separación al cauce de los ríos para los distintos usos urbanísticos del suelo: por ejemplo, en el borde de la ribera sólo se permiten usos recreativos, sin edificaciones; a ciertos metros se permiten vías de circulación, y más alejadas, las construcciones.

El problema lo tenemos con las construcciones ya existentes en las riberas, puesto que estas normativas fueron aprobadas en los 90. En el momento en que cesa el uso, por ejemplo, de fábricas abandonadas, tras su derribo no se podrá volver a construir en ese punto. En el caso de bloques de viviendas viejas y deterioradas, se pueden organizar operaciones de realojo, siempre con gran coste económico. Para el resto de los casos, sólo quedaría actuar sobre el cauce, aumentando su capacidad, pero también con gran coste económico y ambiental. http://www.eitb.com/es/noticias/sociedad/detalle/1231074/inundaciones-gobela–preocupacion-getxo-nuevas-lluvias/

En este último aspecto, quiero destacar que en las obras de canalización, la normativa en Euskadi obliga a recuperar, en la medida de lo posible, el estado original del cauce fluvial: pendientes, perfiles, taludes, riberas, vegetación, etc. Si comparamos la ribera derecha en la foto 8, donde se construyó el armazón del puente, con la foto 1 o la de cabecera del blog, sacadas en ese mismo punto, podemos ver el cambio: sauces, alisos, abedules, fresnos, chopos, arces, avellanos, espinos…

vegetacic3b3n puente nuevo Mi pueblo en un embudo

Foto 21. Vegetación en puente nuevo (2/05/2010)

Los errores del pasado provocados por el crecimiento descontrolado han generado una grave problemática, de gran complejidad por las implicaciones urbanísticas, sociales, ambientales y económicas. Aunque poco a poco se va mejorando en estos aspectos, en algunas ocasiones las administraciones públicas tienen que hacer verdaderos encajes de bolillos para resolver estas situaciones. Y en cualquier caso, aunque sea labor de la administración el controlar y evitar que se vuelvan a cometer los mismos errores, todos tenemos que ser conscientes de la importancia de respetar el medio ambiente en el sentido más amplio del término.

El ser humano ha sido capaz de modificar completamente el entorno en su beneficio, a veces subestimando el poder de la naturaleza. Se suele decir que lo que se le quita al agua, más tarde o más temprano el agua lo recupera, como vemos periódicamente. Además, toda esta problemática se ve complicada ahora con el cambio climático.

Según un informe de 2011 de la Oficina Vasca de Cambio Climático, la tendencia en los últimos 50 años muestra que en invierno y primavera (la época más lluviosa en Euskadi) llueve menos pero cuando llueve lo hace de forma torrencial, originando mayor número de crecidas. Esto significa una disminución en el aporte de agua en invierno y primavera (entre 6-13%), un aumento del caudal pico (20%) y con ello una mayor extensión del área inundable (3%), provocando el aumento de pérdidas por inundación para el 2050 (15%). (ver post Doha y el cambio climático en Euskadi).

Para afrontar esta situación se propone analizar el papel que juegan las diferentes formas de ocupación del suelo (ordenación del territorio) en el balance de agua de las cuencas, contemplando, además, las necesidades de adaptación de las políticas forestales y agrarias para la reducción de la vulnerabilidad hídrica.

Por otro lado, debido al incremento esperado en los fenómenos extremos relacionados con la precipitación y, por tanto, el incremento de la peligrosidad de los impactos asociados a los mismos, se plantea el estudio del efecto del cambio climático en las inundaciones de la CAPV, para aportar criterios de priorización y estrategias de adaptación en los instrumentos de gestión y planificación existentes.

puente y rc3ado kadagua Mi pueblo en un embudo

Foto 22. Puente nuevo y riberas (28/09/2007)

Conclusión

Euskadi tiene una orografía muy complicada. Un 85% de los municipios se pueden clasificar como de montaña y tiene un 55% de su superficie arbolada. Por otro lado, en 2011, el 8,11% de su superficie era suelo artificializado. Las principales infraestructuras viarias y de servicios están finalizadas (ver post ¿La construcción es la solución?). En los municipios se va acabando el suelo con pendientes suaves que permitan una edificabilidad rentable económicamente y con un impacto ambiental aceptable.

No debemos olvidar que la urbanización del suelo supone su impermeabilización, lo que significa que el agua de lluvia no es absorbida por la tierra y es enviada rápidamente a los ríos y arroyos, facilitando las crecidas y desbordamientos de los cauces. En el caso de Alonsotegi, el 40% del suelo del municipio está clasificado como de “especial protección” por las características ecológicas que posee. Dentro de este territorio están incluidos los bosquetes de especies autóctonas (encinares, robledales y hayedos) y las zonas húmedas. El mantenimiento y mejora de esta cubierta vegetal es vital para evitar riesgos y contribuir a paliar el cambio climático.

En esta situación los recursos que las administraciones tengan para obra pública, más que a la ocupación de nuevas áreas, se deberían destinar a solucionar los problemas de inundabilidad comentados y a la rehabilitación de zonas urbanas degradadas. Actuaciones muy complejas pero de gran rentabilidad social y ambiental a largo plazo.

Y como acabamos de empezar el año, y a pesar del pesimismo generalizado por la situación económica, quiero acabar este post con un símbolo de esperanza:

Video 3. Arco Iris sobre el puente nuevo (21/01/2013).

Referencias

“Esta entrada participa en la XX edición del Carnaval de Biología, que hospeda Multivac42 en su blog Forestalia“.

“Esta entrada participa en la X Edición del Carnaval de la Tecnología, que hospeda @lualnu10 en su blog http://cajadeciencia.blogspot.co.uk/“.

“Esta entrada participa en la III Edición del Carnaval de Humanidades alojado en El  cuaderno de Calpurnia“.

Actualización 18/04/2013 (en euskera): http://aldizkaria.elhuyar.org/erreportajeak/uholdeak-konponbide-berriak-betiko-arazoari/

¿La construcción es la solución?

Sin habernos recuperado todavía del resacón de la orgía inmobiliaria (y para rato tenemos), no son pocas las propuestas desde distintos ámbitos que proponen volver a unas políticas similares a las que provocaron la famosa burbuja: promotores inmobiliarios, banqueros e incluso políticos.

Intentando superar la vergüenza ajena que provoca que los mismos que contribuyeron a crear la situación de crisis actual nos quieran sacar del pozo con las mismas políticas que nos hundieron, he querido hacer un repaso frío a los datos de los últimos años para ver si consigo entender qué es lo que quieren decir.

El sector de la construcción en la Comunidad Autónoma de Euskadi

Centrándome en la Comunidad Autónoma de Euskadi, el pasado 22 de noviembre, ASCOBI (Asociación de Constructores y Promotores de Bizkaia) se lamentaba de que desde el inicio de la crisis el sector ha perdido la mitad de empleo.

En estos resultados no ha influido únicamente la caída del sector inmobiliario sino también el descenso de la inversión pública en infraestructuras. Como se ve en el gráfico, la caída en el año 2011 es significativa, y en 2012 sigue cayendo.

fig 1 12 ¿La construcción es la solución?

                    Fig. 1. Fuente: Informe Ascobi 2012 (Avance).

 

Estos números tienen un claro reflejo en la evolución de la población ocupada en la construcción con respecto al total. Si tomamos como referencia el año 2007, vemos que mientras que la población ocupada en Euskadi ha descendido un 6,46%, la población ocupada en el sector de la construcción ha descendido un ¡32,98%!

fig 2 1 ¿La construcción es la solución?

Fig. 2. Elaborado con datos del Informe Ascobi 2012 (Avance).

 Se sigue reduciendo la compraventa de viviendas, su precio sigue cayendo, cada vez se tarda más en vender una vivienda nueva… pero reconoce que el número de viviendas sin vender en Bizkaia es muy escaso, comparado con el resto de Euskadi y con España. Puesto que no se ve que esta situación pueda cambiar a corto plazo, ASCOBI pide la estabilización del mercado financiero, el incremento de la licitación por parte de las administraciones públicas y la modificación “urgente” de la actual Ley del Suelo vasca “para adecuarla a la situación actual”.

Unos datos más, obtenidos del EUSTAT (Instituto Vasco de Estadística), para completar el contexto:

En cuanto al volumen de viviendas terminadas, vemos que en 2012 se alcanzó el máximo de los últimos años, en 2003 hubo una caída considerable y, tras su recuperación y un nuevo pico en 2005, el descenso ha sido continuado desde 2007.

fig 3 1 ¿La construcción es la solución?

Fig.3. Fuente: EUSTAT.

 Si nos centramos en los primeros años de este siglo, vemos que en el periodo 2000-2011 se han terminado 171.803 viviendas.

fig 4 1 ¿La construcción es la solución?

Fig.4. Fuente: EUSTAT.

 Que da como resultado el aumento del parque de viviendas de la Comunidad Autónoma de Euskadi:

2001 2011
Total 878.600 1.014.099
Desocupada 89.145

84.890

Fig.5. Fuente: EUSTAT.

Este incremento en el parque viviendas tiene como objetivo satisfacer la demanda del aumento de población, tanto por su crecimiento vegetativo como por inmigración, pero también hacer frente a los nuevos modelos de familia, cuyo número de personas por núcleo familiar, es decir, por vivienda, ha disminuido en los últimos años. Es decir, para el mismo número de personas hacen falta más viviendas.

Necesidad de vivienda e infraestructuras

En cualquier caso, vemos que, mientras que el número de viviendas ha crecido en el periodo 2001-2011 un 15,42%, la población sólo ha crecido un 4,39%.

fig 6 1 ¿La construcción es la solución?

Fig.6. Fuente: EUSTAT.

También podemos ver que existe un gran número de viviendas desocupadas, casi 85.000, que han descendido menos de un 5% los últimos años.

Tras ver todos estos datos, y teniendo en cuenta que las previsiones para los próximos años auguran que no va a haber aumento de población, incluso puede haber descenso, y viendo el número de viviendas desocupadas, en el caso de que el crédito fluyera y la situación económica lo permitiera, ¿existe demanda para seguir construyendo al ritmo de los últimos 10 años? Yo, personalmente, no lo creo.

Se pide que las administraciones públicas incrementen las licitaciones. En Euskadi, los ayuntamientos durante los últimos años han desarrollado planes de regeneración urbana, construido polideportivos, casas de cultura y renovado redes de servicios. Las Diputaciones han completado la red principal de carreteras con inversiones multimillonarias. El Gobierno Vasco ha canalizado ríos, construido tranvías y renovado los trenes de cercanías, y el Tren de Alta Velocidad está en ejecución. El Gobierno central ha ampliado el puerto de Bilbao y está en estudio el de Pasajes. ¿Qué más queda por hacer en una comunidad con sólo 7.234 km2?

Usos del suelo

La Comunidad Autónoma Vasca tiene un relieve muy difícil. Un 85% de los municipios se pueden clasificar como de montaña; tiene un 55% de su superficie arbolada; un 20% incluida en la Red Natura 2000 y 10% en la red de Espacios Naturales Protegidos. Si en 2011 el porcentaje de suelo artificializado era del 8,11, no queda ya mucho suelo apto para urbanizar sin tocar alguno de estos ámbitos.

No podemos olvidar que esta orografía, junto con su clima, hacen nuestro territorio muy vulnerable a los riesgos naturales de erosión e inundabilidad. Tenemos todavía frescos en la memoria episodios desagradables en este sentido, y, a pesar de los que se ha mejorado en los últimos años, cada cierto tiempo la naturaleza nos lo recuerda. La conservación y mejora de estos espacios naturales y seminaturales (agroganaderos), es vital para reducir los riesgos naturales y contribuir a paliar los efectos del cambio climático.

Reconversión de los sectores económicos

La crisis estructural de los 80 del pasado siglo en Euskadi, parecía el fin del mundo para una economía tan dependiente de la industria siderúrgica. Se suele decir que “no sabíamos hacer otra cosa”. Sin embargo, los gobiernos vascos de aquella época tuvieron la suficiente visión y valentía para encontrar los sectores estratégicos y las herramientas adecuadas para transformar nuestra economía, diversificarla y conseguir un desarrollo socioeconómico que nos puso en lo alto del índice de Desarrollo Humano de las Naciones Unidas. Por ejemplo, ¿alguien se podía imaginar entonces que en Euskadi en un verano pudiésemos tener un millón de visitantes? ¿Y que todavía el sector turístico vasco tiene claras posibilidades de crecimiento?

En mi opinión, el sector de la construcción en Euskadi debería redimensionarse para satisfacer las necesidades de rehabilitaciones y mantenimiento, y de construcción de nuevas viviendas e infraestructuras pero a una escala mucho menor que la de los últimos 10 años. Tenemos una red de centros tecnológicos punteros en nano y biotecnología, ingeniería y automoción, etc., cuyos desarrollos aplicados, tarde o temprano deberán revertir en puestos de trabajo; y tenemos un buen sistema de formación profesional que, aparte de formar jóvenes puede servir para reciclar trabajadores. La promoción de un sector agroganadero de cercanía y de calidad, con explotaciones bien integradas en el entorno natural, con productos tradicionales basados en especies autóctonas, que son las mejor adaptadas a nuestros hábitats, puede dar lugar a beneficios económicos, y ayudar a la protección del medio natural y a la conservación del patrimonio cultural.

Los retos

El sector público debe dinamizar la economía con una visión a largo plazo. La construcción sólo con la visión cortoplacista, sin tener en cuenta la necesidad de edificios e infraestructuras en el futuro, nos ha llevado a tener aeropuertos vacíos, trenes sin pasajeros, viviendas desocupadas, polideportivos que los ayuntamientos no pueden mantener… El dinero público se debe destinar a los sectores de futuro ayudándoles a arrancar, no a subsidiarizar sectores obsoletos o sobredimensionados, incapaces de mantenerse por ellos mismos (y si no, repasemos la historia de Altos Hornos de Vizcaya). Visión de futuro, sensibilidad social y valentía para tomar decisiones, es lo que necesitan nuestros gobernantes.

Hay que cambiar las leyes, sí, para que los ayuntamientos no dependan de la construcción como fuente de financiación principal; para facilitar el alquiler que permita reducir el número de viviendas desocupadas; para evitar los abusos de los bancos y el urbanismo salvaje, para proteger el patrimonio natural y todos los servicios que nos proporciona y que no sabemos valorar…

Podemos aprender de nuestros errores y aciertos o podemos permitir que las corrientes neoliberales acaben con el estado del bienestar, con el medio ambiente y, en definitiva, con nuestro futuro.

Bibliografía

  • Informe Ascobi 2012 (Avance).
  • EUSTAT, Instituto Vasco de Estadística.
  • Plan Territorial Sectorial Agroforestal de la CAPV (Aprobado provisionalmente).
  • PROGRAMA DE DESARROLLO RURAL DEL PAÍS VASCO 2007-2013.
  • Indicadores de Desarrollo Sostenible 2011, Gobierno Vasco.

Actualización 17/01/2013. Algo así era lo que yo pedía: http://www.fundacionlaboral.org/noticia/sector/el-sector-de-la-construccion-propone-a-traves-de-la-ceoe-medidas-para-fomentar-la-rehabilitacion