Tag Archives: crisis

El negocio del hambre

Los que éramos adolescentes en los 80 tenemos grabada en la memoria la hambruna que sufrieron Etiopía, Sudán y Somalia como consecuencia de una prolongada sequía  entre 1983 y 1985. La muerte provocada por la escasez de agua y alimentos, hizo que durante un tiempo se conociera esa región de África como “el infierno en la tierra”.

Pero, más que por las terribles imágenes que nos mostraba la televisión de la dramática situación que allí se vivía, creo que lo recordamos, desgraciadamente, por los conciertos benéficos que se celebraron para conseguir ayuda urgente, en la que participaron todas las estrellas del firmamento del rock y del pop de la época. El músico y actor irlandés Bob Geldof fue el impulsor de esta campaña, con la creación de la fundación Band Aid Trust. Entre las actuaciones más recordadas están la grabación en las navidades de los años 1984 y 1985 de las canciones Do They Know it’s Chritsmas y We Are the World, y, como acto principal, la celebración de dos conciertos simultáneos en los estadios Wembley de Londres y J.F.K. de Filadelfia, con más de 40 grupos y una duración de 16 horas. Para los amantes de la música ochentera es un evento difícil de olvidar.

(Alfabille para Wikimedia Commons)

Solemos pensar que las hambrunas que se dan periódicamente en África están relacionadas con las carencias de sus sistemas de producción agrícolas y ganaderos, que entre otras cosas, hace que cada vez que se produce un período de sequía, las cosechas obtenidas en estos países no sean capaces de abastecer a su población y dependan de la ayuda humanitaria. Pero, como es habitual, las cosas nunca son tan sencillas como parecen, y las causas de estas hambrunas no son sólo debidas a la falta de infraestructuras adecuadas o el mal tiempo, ni la solución es la supuesta ayuda desinteresada de los países ricos.

Unos datos

Veamos, por ejemplo, la producción agrícola y ganadera de Etiopía en los últimos años, según datos de la FAO:

 Etiopía-Evol.cosechas

Vemos que la producción de cereales ha crecido bastante en los últimos años, especialmente la de maíz, así como los tubérculos.

 Etiopía-Evol.ganadería

La producción de huevos de gallina ha sufrido unos curiosos altibajos y ha descendido a la cuarta parte en este periodo de diez años; la producción de ganado para carne se mantiene constante y la de leche de vaca se ha multiplicado por cuatro.

Siguiendo con datos de la FAO, vamos a comparar la producción de varias cosechas de los países africanos mencionados con algunos países europeos y EEUU, una de las potencias agrícolas mundiales. Añado el dato de la población de cada país como referencia.

Comparación producción agrícola

Vemos que Somalia, con una población que no llega a 10 millones, y Sudán, con una población similar a España, tienen una producción muy baja. Si sumamos el total de estas cosechas y dividimos por la población, apenas les corresponden 16 y 14 kg por persona y año respectivamente.

Sin embargo, el caso de Etiopía es muy distinto. Produce más judías y lentejas que Francia, Alemania y España juntos; más maíz que España y casi tanto como Alemania; tantos guisantes como EEUU y más que Alemania y España juntos; y sólo en el caso del trigo la producción es sensiblemente más baja. Por último, el reparto de estas cosechas ronda los 100 kg por persona y año.

Respecto a la producción por habitante, vemos claramente la diferencia entre los países excedentarios y los importadores, es decir, entre EEUU y Europa, por un lado, y África por otro. Luego veremos qué pasa con esas más de 1.000 toneladas por persona que se producen en EEUU anualmente.

Como última referencia, el dato de la demografía en estos países, también según la FAO:

Evolución población 1990-2012

 

Como vemos, las poblaciones de Alemania y Somalia apenas han variado desde 1990; Francia ha aumentado ligeramente y España un poco más. Otra vez es Etiopía la que da la nota: ha pasado de los 50 millones a principios de los 90 a superar recientemente los 85 millones de Alemania.

La ayuda alimentaria de Estados Unidos

La política de ayuda alimentaria de los EEUU es heredera de la experiencia del Plan Marshall, iniciativa cuyos objetivos eran contribuir a la reconstrucción de Europa tras la Segunda Guerra Mundial, frenar el avance comunista por ella y dar salida a sus excedentes agrícolas para impedir la caída de los precios. Estos tres aspectos: humanitario, político y económico han ido de la mano desde entonces. En 1954 se aprobó la Ley para la Ayuda y el Desarrollo del Comercio Agrícola (Public Law 480 – PL480), vigente desde entonces, marco legislativo de la ayuda alimentaria y el inicio de la cooperación con el Tercer Mundo. Como dice Karlos Pérez de Armiño, profesor de Relaciones Internacionales de la Universidad del País Vasco: “Esta normativa está claramente marcada por la presión ejercida por el lobby de agricultores, que necesitaba encontrar una salida a los grandes excedentes agrícolas acumulados tras las cosechas récord de comienzos de esa década. La PL480 estipula la compra por el gobierno de los excedentes de trigo para su uso como ayuda a los países en desarrollo, con dos objetivos: servir a los intereses estratégicos de la política exterior de EE.UU. y crear futuros mercados para sus exportaciones, de forma que sus receptores acaben convirtiéndose en compradores”. Resultado: la ayuda alimentaria de EEUU debe haber sido producida en EEUU.

Le champ de blé d'inde
photo: Fotosix

Desde la hambruna de 1984, Etiopía ha sido el principal receptor de la ayuda alimentaria de emergencia. Hasta 2003 esta ayuda superaba los 250 millones de dólares al año, pero a medida que crecía este tipo de ayuda, descendía la dedicada a desarrollar la agricultura local a largo plazo. En 2003 la ayuda alimentaria alcanzó un valor de 500 millones de dólares, frente a los 5 millones gastados en proyectos de desarrollo agrícola. El gasto anual del gobierno de EEUU en ayuda alimentaria depende del volumen de excedentes de cada cosecha. Las consecuencias de esto es que los granjeros etíopes no pueden vender sus excedentes en su propio país ni en la vecina Kenia donde ocurre lo mismo, lo cual hace sospechar que lo que pretenden los EEUU no es solucionar el problema del hambre sino perpetuarlo.

Ethiopian Crops
photo: La.Catholique

La demanda de las autoridades etíopes para que sustituyan la ayuda alimentaria por dinero en metálico para poder comprar los alimentos a los productores locales y, sólo si hiciera falta más recurrir a la ayuda alimentaria, ha chocado con la PL480. También los intentos realizados hasta el momento para cambiar esta política han fracasado. El pasado mes de junio, el Congreso de EEUU rechazó por 220 votos frente a 203 una propuesta para permitir que la ayuda alimentaria norteamericana pudiese ser comprada fuera de EEUU. El argumento principal para su defensa era que de esa forma la respuesta a una emergencia puede ser mucho más rápida, ya que se ha dado el caso en que uno de los envíos tardó dos años en llegar. Pero contra ella se ha posicionado no sólo el lobby agrícola, sino también el de los armadores, ya que esta ayuda es siempre transportada obligatoriamente por compañías de EEUU. Por otra parte, la excusa habitual para mantener la forma de ayuda actual es que la entrega de dinero facilitaría la corrupción entre algunos de los poderes de los países receptores.

La ayuda alimentaria de la Unión Europea

Aunque originalmente la motivación era la misma que en EEUU, las cosas cambiaron con el nuevo Reglamento Europeo de 1996, como comenta Karlos Pérez de Armiño: “Así, establece que la ayuda alimentaria debe orientarse no sólo a mejorar la situación nutricional, sino a un objetivo a largo plazo como es “el desarrollo económico y social equilibrado”, debiendo contribuir para ello a la lucha contra la pobreza. Otro aspecto destacable es que las ONG pueden solicitar no sólo la entrega de ayuda en especie, sino también de ayuda en metálico para financiar proyectos de seguridad alimentaria, lo que dota de mayor flexibilidad a sus intervenciones. Tal flexibilidad operativa también se ve favorecida con la posibilidad de que dichas financiaciones sean plurianuales, con las llamadas “acciones de sustitución” que permiten reemplazar la ayuda en especie por ayuda financiera o técnica cuando la situación del receptor mejora, y con la apuesta por las compras triangulares (alimentos comprados en terceros países en desarrollo).”

 

European Food Aid
photo: rockcohen

Controversias sobre la ayuda alimentaria

La cooperación al desarrollo siempre ha sido fuente de polémica, y dentro de ella, la ayuda alimentaria probablemente sea la que más críticas ha suscitado: las ya mencionadas de la necesidad de librarse de los excedentes agrícolas y ser herramienta de política exterior; alteración de las dietas locales, la también mencionada reducción de precios, desincentivación de la producción y dependencia del exterior, etc. Un ejemplo claro es la insuficiencia en algunos casos como respuesta a las hambrunas. En el caso de la hambruna en Darfur (Sudán) entre 1984 y 1986, no se llegaron a producir los millones de muertes pronosticados, pero no por la ayuda alimentaria de emergencia que sólo cubrió el 10% de las necesidades de la población, que llegó tarde y no alcanzó a los más pobres. Se consiguieron cinco veces más recursos de ciertas “estrategias de afrontamiento” (consumo de alimentos silvestres, emigración laboral, pequeño comercio, etc.), que los de la ayuda alimentaria. Además, esto les permitió mantener intacta su base de sustento (tierra y animales), y así recobrar su autosuficiencia al acabar la crisis. Por otro lado, a veces la ayuda contribuyó a incrementar la mortalidad, ya que el hacinamiento de los más afectados en campos de socorro facilitó la propagación de epidemias.

Para profundizar sobre este tema recomiendo este artículo del ya mencionado Karlos Pérez de Armiño.

European Food Aid in Africa
photo: rockcohen

El hambre en el siglo XXI

Periódicamente nos preguntamos si nuestro planeta será capaz de suministrar alimentos a la población humana al ritmo de crecimiento actual. Lógicamente nos preocupan los límites de la agricultura, la ganadería y la pesca, y el impacto ambiental de estas actividades.

En los últimos años se habían producido grandes avances en la reducción del hambre y la tecnología ha permitido que el porcentaje de la población con carencias alimentarias sea el más bajo de la historia, o dicho con otras palabras, nunca se había alimentado a tantas personas. Pero como bien explica Elodie Brans en este post, las cosas han empeorado desde 2007 por la conjunción de varios factores de todo tipo: el alza de los precios de los alimentos a nivel mundial fue debido a malas cosechas por malas condiciones climatológicas, al cambio de modelos dietéticos en Asia con el consiguiente aumento de la demanda global de alimentos, al incremento del precio del petróleo que afecta al coste de los fertilizantes y del transporte, y por último, al uso de parte de las cosechas para satisfacer la creciente demanda de biocombustibles.

Personalmente creo que la biología, la química y la tecnología en general seguirán permitiéndonos alimentar a una población creciente durante muchos años, incluso disminuyendo el impacto ambiental y adaptándonos al cambio climático. Pero difícilmente se conseguirá esto si no se cambia el modelo de reparto y las relaciones comerciales, en la que priman los intereses a corto plazo del mercado y de sectores económicos determinados, frente a los de la mayoría de las personas.

Pero como acaba su post Elodie Brans, también nosotros, pequeños consumidores, podemos aportar nuestro granito de arena. Y ser conscientes de que, aunque ahora aquí estemos pasando unos años de “profunda” crisis, hay países en los que la crisis es eterna y que estarían encantados de sufrir crisis como la nuestra. Y no por circunstancias insuperables o técnicamente insalvables, sino por simple egoísmo de los países ricos.

Por eso también me parecen dignas de recordar iniciativas como la de Live Aid, que tanta repercusión tuvo en los 80, y que a algunos nos dejaron una huella imborrable, musical y humana. El próximo 13 de julio se cumplirán 28 años del doble concierto en Londres y Filadelfia, así que os dejo con la participación de Queen en este evento, considerado el mejor concierto de la historia.

Referencias

Actualización 10/07/2013 - Aportación de Ununcuadio de una posible causa de la sequía de los 80 en Etiopía en el documental de la BBC “El oscurecimiento global” 

Actualización 11/05/2014Colapso, de Juan Ignacio Pérez (@Uhandrea), catedrático de Fisiología y coordinador de la Cátedra de Cultura Científica de la UPV/EHU.

Actualización 12/08/2014 - El escándalo del desperdicio mundial de alimentos, de Javi Oribe en el blog La Ciencia y sus Demonios.

Actualización 13/08/2014 – Sobre la política agraria europea: No al rescate agrario, vía elEconomista.es. 

 

“Este post participa en la VI Edición del Carnaval de Humanidades, acogido en el blog Cajón Desastre

“Esta entrada participa en el XXIV Carnaval de Biología acogido en Pero eso es otra historia…

 

“Fracking”, no sabes lo que estás haciendo…

Parece ser que el “fracking”, esa técnica que según el gobierno de Patxi López nos iba a solucionar el suministro energético para los próximos 50 años, está de actualidad también en Europa. Según una noticia aparecida hoy en la web de The Guardian y The Observer, el Parlamento Europeo recomienda al Reino Unido que reconsidere su postura de facilitar la extracción de gas mediante esta técnica: “Gran Bretaña no puede estar segura de saber lo que hace si permite que la extracción del controvertido gas siga adelante”. Bruselas regulará la industria del gas bituminoso, según Jo Leinen, miembro del comité de medioambiente del parlamento, y dijo que el Reino Unido no puede estar seguro de entender la escala de las consecuencias para la salud y el medio ambiente del “fracking”, en el que se inyecta agua a presión, arena y productos químicos en la roca para liberar el gas. El ministro de Hacienda británico, George Osborne, anunció la semana pasada que ofrecerán beneficios fiscales a las empresas de fracking, así como una nueva regulación para el “gas no convencional”. Por su parte, el secretario de energía, Ed Davey, espera levantar pronto las restricciones al fracking en una localidad de Lancashire donde el proceso se había parado cuando aparecieron pruebas de que estaba desencadenando terremotos. Leinan, miembro del SPD alemán, expuso la creciente preocupación del Parlamento Europeo sobre el fracking a gran escala, añadiendo que se aprobarán nuevas regulaciones para “gestionar y disciplinar” el sector. Asimismo, comentó que en la actualidad sólo hay dos países que cuentan con el apoyo gubernamental: Polonia, donde el tema va muy despacio, y el Reino Unido, donde se ha dado luz verde. Recientes informes de la Comisión Europea sobre el fracking avisan del riesgo de contaminación del suelo y de las aguas superficiales, emisiones nocivas al aire, peligro para la biodiversidad y contaminación acústica. Según Christophe McGlade, del Instituto de Energía UCL: “Sólo porque el recurso esté ahí, no significa que su extracción sea económica”. Por otro lado, también hay dudas sobre la cantidad de gas que se puede extraer, aunque, según el gobierno, puede suponer un empuje sustancial a la economía británica. En opinión de Leinan, independientemente de la cantidad de gas, la existencia de riesgos demanda una regulación que establezca estándares seguros para toda la UE. “La posibilidad de que el fracking sea una forma de suministro energético es un asunto principal, por lo que estaremos ocupados en este sector durante un tiempo para gestionarlo y disciplinarlo”. En el Reino Unido se estableció una moratoria al fracking en 2011 tras dos pequeños terremotos en el noroeste de Inglaterra donde una firma australiana realizaba sondeos. La compañía reconoció que era “altamente probable” que sus exploraciones desencadenaran los temblores, aunque fue debido a una “inusual combinación geológica”. Me recuerda a Fukushima, donde la central nuclear “no estaba diseñada para una combinación de terremoto y tsunami de esas magnitudes”. Como todo en esta vida, no existen soluciones milagrosas para la crisis energética, y sustituir los combustibles fósiles tradicionales por sus parientes más abundantes pero también con muchos inconvenientes, no es la solución. No se puede olvidar el impacto ambiental de estos combustibles, sólo porque los tengamos en casa y nos ahorremos comprarlos fuera. La sustitución de los combustibles fósiles y la minimización del cambio climático requiere voluntad política y apuestas a largo plazo. http://www.guardian.co.uk/environment/2012/dec/09/fracking-laws-dash-for-gas http://www.guardian.co.uk/commentisfree/2012/dec/09/shale-gas-frackheads-dubious-dream fracking En este blog http://cienciasycosas.blogspot.com.es/2012/12/la-ue-pregunta-la-ciudadania-acerca-del.html?showComment=1356296507542 con fecha de 22 de diciembre se hace un amplio repaso del fracking desde el punto de vista científico y concluye que las técnicas están suficientemente desarrolladas para garantizar una obtención del gas sin impactos importantes. Pero en mi opinión, el hecho de no tener una legislación y una regulación supone un riesgo de que intereses económicos y políticos pasen por encima de las afecciones medioambientales. Los sondeos para obtener este gas se están extendiendo por todo el mundo, a medida que se consume el gas convencional, por lo que creo que a nivel de Europa habría que establecer una moratoria hasta disponer de suficientes estudios científicos y la regulación que establezca la manera de extraer el gas garantizando la preservación del entorno.

Actualización 12/02/2013: http://www.hablandodeciencia.com/articulos/2013/02/11/una-breve-revision-sobre-el-estado-de-la-ciencia-con-el-fracking/

Actualización 30/04/2013: El panorama del “fracking” Juan Ignacio Pérez

Actualización 2/05/2013: Una catedrática de la UPV dice que no pueden descartarse riesgos en el uso del “fracking”.

Actualización 24/06/2013: Encuentran gases en el agua potable cerca de explotaciones de ‘fracking’ Materia.es

Actualización 29/08/2013: Fracking, fracturación hidráulica JoF nº11, julio 2013

La otra crisis

Nadie podía imaginarse, que con la excusa de la crisis, derechos sociales como la sanidad y la educación gratuitas, las condiciones laborales, y en general, el estado de bienestar que tanto costó conseguir, se pudieran venir abajo tan rápido. Las luchas de los trabajadores del siglo XIX y principios del XX contra el capitalismo salvaje, dieron como fruto que en Europa, después de la segunda guerra mundial, se establecieran unos servicios públicos gratuitos y unas condiciones dignas de trabajo, que garantizaran el desarrollo físico y espiritual de todas las personas. Se trataba, en definitiva, de que la riqueza obtenida del desarrollo económico de esos años se redistribuyera para mejorar la calidad de vida de todos y todas.

Después de años viviendo en estas condiciones, llegamos a pensar que esto era lo normal, tanto espacial como temporalmente. Quiero decir, creíamos que todo el mundo podía vivir así, y que este estado del bienestar iba a ser para siempre, que no había forma de volver al pasado. Solamente cuando viajábamos fuera de Europa nos dábamos cuenta de que no era así.

Hoy no voy a entrar al por qué de este retroceso, sino a comparar nuestra crisis con las que sufren en otras zonas del mundo. Tampoco voy a referirme a países desarrollados como Estados Unidos, que pese a considerarse un país rico, tiene un gran porcentaje de su población viviendo por debajo del umbral de pobreza. Me quiero centrar en los que habitualmente conocemos como Tercer Mundo, países en vías de desarrollo o países empobrecidos.

Estos países, generalmente ricos en recursos naturales, históricamente han sido escenarios de la explotación de los pobres, la población indígena, por la clase dirigente y las corporaciones transnacionales. Consecuencia de ello fue la aparición en el siglo XX de numerosos grupos guerrilleros de inspiración comunista que intentaron acabar con esa situación. Algunos llegaron al poder (Cuba, Nicaragua) con diferente éxito a la hora de enfrentarse a esa situación.

A pesar de la riqueza generada por la explotación de los recursos naturales, las condiciones de vida de las clases pobres no sólo no mejoraron sino que empeoraron, ya que se les obligaba a trasladar sus asentamientos o a trabajar en condiciones infrahumanas, similares a las de los trabajadores europeos del siglo XIX. En el caso de que se opusieran simplemente se les acusaba de guerrilleros y “se les eliminaba”. Algunos casos muy conocidos: Monseñor Romero, asesinado en 1980, e Ignacio Ellacuría y sus compañeros jesuitas en 1989, por denunciar la violación de los derechos humanos en El Salvador; Chico Mendes, sindicalista comprometido con la conservación de la selva, asesinado en 1988 en Brasil.

El colonialismo político del siglo anterior se había transformado en colonialismo económico promovido por las grandes corporaciones y ejecutado por las oligarquías locales. Además, sirvió como excusa para frenar el avance de las ideas opuestas al capitalismo exacerbado.

Durante los años 80 y 90 del pasado siglo, poco a poco, los países de Centro y Sudamérica consiguieron sacudirse las dictaduras políticas pero no las económicas, ya que en los años de bonanza, el FMI, el Banco Mundial y la banca internacional habían favorecido el endeudamiento agresivo. Llegó un momento en que no pudieron pagar su deuda, se privatizó, se desreguló y se recortó, empobreciendo aún más a la población. ¿Dónde he visto yo algo de esto últimamente?

Aunque el caso más conocido es el corralito argentino, en todos los países ha pasado algo parecido.

Parece ser que poco a poco están saliendo de ese círculo infernal, y el éxito de algunos al convertirse en potencias emergentes como Brasil quizás haya tapado las situaciones extremas que todavía se viven allí.

El modelo “corporación transnacional – convenio con gobierno local – explotación comunidades indígenas a cambio de limosnas” sigue plenamente vigente como se puede ver en el siguiente video:

Mineras canadienses, hidroeléctricas españolas, contaminación de acuíferos, cárcel y asesinatos a los que se oponen… sigue pasando en estos momentos. Casi con toda seguridad, estas corporaciones publicarán anualmente en sus países unas memorias de sostenibilidad muy aparentes, junto con otro tocho llamado Responsabilidad Social Corporativa… Bueno, ¡ejem!, en el caso de la eléctrica gallega este apartado de su web aparece vacío. No me extraña que luego alguna presidenta nacionalice empresas extranjeras.

Yo he tenido la oportunidad de conocer dos de estos casos personalmente. En 2005 participé en un seminario y unas jornadas técnicas sobre desarrollo sostenible en Valdivia (Chile), dentro de un proyecto de cooperación del Gobierno Vasco y la Diputación Foral de Bizkaia. Las papeleras finlandesas talaban los bosques autóctonos para plantar eucaliptos y contaminaban los ríos, igual que en Euskadi hace 40 años. Fue como volver a la infancia. La parte positiva fue ver como se capacitaba a los indios mapuches para la comercialización de sus productos tradicionales y el agroturismo. En Guatemala, con amigos cooperantes visité en 2008 zonas turísticas y poblados indígenas, comprobando que allí las cosas están todavía muy verdes, y que no hay apoyo suficiente por parte del Gobierno para que el trabajo de los cooperantes tenga una mínima garantía de continuidad.

Las redes del capitalismo neoliberal se extienden hacia nosotros, primero provocando la crisis y luego atándonos a ella, pero para muchos pueblos las cosas apenas han cambiado en el último siglo. Quizás la diferencia en su caso es que ahora, ellos se agrupan en movimientos pacíficos y, con la ayuda de las redes sociales e internet puedan hacernos llegar su situación con más facilidad y evitar la impunidad con la que hasta ahora se les reprimía. Esperemos que sirva de algo.

http://www.publico.es/espana/445943/como-contar-la-crisis-espanola-hablando-de-ecuador

http://www.semillerosdepensamientos.org/es-centro-documentacion&page=0&limit=1&rpp=1&rel2=centro-documentacion

¿La construcción es la solución?

Sin habernos recuperado todavía del resacón de la orgía inmobiliaria (y para rato tenemos), no son pocas las propuestas desde distintos ámbitos que proponen volver a unas políticas similares a las que provocaron la famosa burbuja: promotores inmobiliarios, banqueros e incluso políticos.

Intentando superar la vergüenza ajena que provoca que los mismos que contribuyeron a crear la situación de crisis actual nos quieran sacar del pozo con las mismas políticas que nos hundieron, he querido hacer un repaso frío a los datos de los últimos años para ver si consigo entender qué es lo que quieren decir.

El sector de la construcción en la Comunidad Autónoma de Euskadi

Centrándome en la Comunidad Autónoma de Euskadi, el pasado 22 de noviembre, ASCOBI (Asociación de Constructores y Promotores de Bizkaia) se lamentaba de que desde el inicio de la crisis el sector ha perdido la mitad de empleo.

En estos resultados no ha influido únicamente la caída del sector inmobiliario sino también el descenso de la inversión pública en infraestructuras. Como se ve en el gráfico, la caída en el año 2011 es significativa, y en 2012 sigue cayendo.

                    Fig. 1. Fuente: Informe Ascobi 2012 (Avance).

 

Estos números tienen un claro reflejo en la evolución de la población ocupada en la construcción con respecto al total. Si tomamos como referencia el año 2007, vemos que mientras que la población ocupada en Euskadi ha descendido un 6,46%, la población ocupada en el sector de la construcción ha descendido un ¡32,98%!

Fig. 2. Elaborado con datos del Informe Ascobi 2012 (Avance).

 Se sigue reduciendo la compraventa de viviendas, su precio sigue cayendo, cada vez se tarda más en vender una vivienda nueva… pero reconoce que el número de viviendas sin vender en Bizkaia es muy escaso, comparado con el resto de Euskadi y con España. Puesto que no se ve que esta situación pueda cambiar a corto plazo, ASCOBI pide la estabilización del mercado financiero, el incremento de la licitación por parte de las administraciones públicas y la modificación “urgente” de la actual Ley del Suelo vasca “para adecuarla a la situación actual”.

Unos datos más, obtenidos del EUSTAT (Instituto Vasco de Estadística), para completar el contexto:

En cuanto al volumen de viviendas terminadas, vemos que en 2012 se alcanzó el máximo de los últimos años, en 2003 hubo una caída considerable y, tras su recuperación y un nuevo pico en 2005, el descenso ha sido continuado desde 2007.

Fig.3. Fuente: EUSTAT.

 Si nos centramos en los primeros años de este siglo, vemos que en el periodo 2000-2011 se han terminado 171.803 viviendas.

Fig.4. Fuente: EUSTAT.

 Que da como resultado el aumento del parque de viviendas de la Comunidad Autónoma de Euskadi:

2001 2011
Total 878.600 1.014.099
Desocupada 89.145

84.890

Fig.5. Fuente: EUSTAT.

Este incremento en el parque viviendas tiene como objetivo satisfacer la demanda del aumento de población, tanto por su crecimiento vegetativo como por inmigración, pero también hacer frente a los nuevos modelos de familia, cuyo número de personas por núcleo familiar, es decir, por vivienda, ha disminuido en los últimos años. Es decir, para el mismo número de personas hacen falta más viviendas.

Necesidad de vivienda e infraestructuras

En cualquier caso, vemos que, mientras que el número de viviendas ha crecido en el periodo 2001-2011 un 15,42%, la población sólo ha crecido un 4,39%.

Fig.6. Fuente: EUSTAT.

También podemos ver que existe un gran número de viviendas desocupadas, casi 85.000, que han descendido menos de un 5% los últimos años.

Tras ver todos estos datos, y teniendo en cuenta que las previsiones para los próximos años auguran que no va a haber aumento de población, incluso puede haber descenso, y viendo el número de viviendas desocupadas, en el caso de que el crédito fluyera y la situación económica lo permitiera, ¿existe demanda para seguir construyendo al ritmo de los últimos 10 años? Yo, personalmente, no lo creo.

Se pide que las administraciones públicas incrementen las licitaciones. En Euskadi, los ayuntamientos durante los últimos años han desarrollado planes de regeneración urbana, construido polideportivos, casas de cultura y renovado redes de servicios. Las Diputaciones han completado la red principal de carreteras con inversiones multimillonarias. El Gobierno Vasco ha canalizado ríos, construido tranvías y renovado los trenes de cercanías, y el Tren de Alta Velocidad está en ejecución. El Gobierno central ha ampliado el puerto de Bilbao y está en estudio el de Pasajes. ¿Qué más queda por hacer en una comunidad con sólo 7.234 km2?

Usos del suelo

La Comunidad Autónoma Vasca tiene un relieve muy difícil. Un 85% de los municipios se pueden clasificar como de montaña; tiene un 55% de su superficie arbolada; un 20% incluida en la Red Natura 2000 y 10% en la red de Espacios Naturales Protegidos. Si en 2011 el porcentaje de suelo artificializado era del 8,11, no queda ya mucho suelo apto para urbanizar sin tocar alguno de estos ámbitos.

No podemos olvidar que esta orografía, junto con su clima, hacen nuestro territorio muy vulnerable a los riesgos naturales de erosión e inundabilidad. Tenemos todavía frescos en la memoria episodios desagradables en este sentido, y, a pesar de los que se ha mejorado en los últimos años, cada cierto tiempo la naturaleza nos lo recuerda. La conservación y mejora de estos espacios naturales y seminaturales (agroganaderos), es vital para reducir los riesgos naturales y contribuir a paliar los efectos del cambio climático.

Reconversión de los sectores económicos

La crisis estructural de los 80 del pasado siglo en Euskadi, parecía el fin del mundo para una economía tan dependiente de la industria siderúrgica. Se suele decir que “no sabíamos hacer otra cosa”. Sin embargo, los gobiernos vascos de aquella época tuvieron la suficiente visión y valentía para encontrar los sectores estratégicos y las herramientas adecuadas para transformar nuestra economía, diversificarla y conseguir un desarrollo socioeconómico que nos puso en lo alto del índice de Desarrollo Humano de las Naciones Unidas. Por ejemplo, ¿alguien se podía imaginar entonces que en Euskadi en un verano pudiésemos tener un millón de visitantes? ¿Y que todavía el sector turístico vasco tiene claras posibilidades de crecimiento?

En mi opinión, el sector de la construcción en Euskadi debería redimensionarse para satisfacer las necesidades de rehabilitaciones y mantenimiento, y de construcción de nuevas viviendas e infraestructuras pero a una escala mucho menor que la de los últimos 10 años. Tenemos una red de centros tecnológicos punteros en nano y biotecnología, ingeniería y automoción, etc., cuyos desarrollos aplicados, tarde o temprano deberán revertir en puestos de trabajo; y tenemos un buen sistema de formación profesional que, aparte de formar jóvenes puede servir para reciclar trabajadores. La promoción de un sector agroganadero de cercanía y de calidad, con explotaciones bien integradas en el entorno natural, con productos tradicionales basados en especies autóctonas, que son las mejor adaptadas a nuestros hábitats, puede dar lugar a beneficios económicos, y ayudar a la protección del medio natural y a la conservación del patrimonio cultural.

Los retos

El sector público debe dinamizar la economía con una visión a largo plazo. La construcción sólo con la visión cortoplacista, sin tener en cuenta la necesidad de edificios e infraestructuras en el futuro, nos ha llevado a tener aeropuertos vacíos, trenes sin pasajeros, viviendas desocupadas, polideportivos que los ayuntamientos no pueden mantener… El dinero público se debe destinar a los sectores de futuro ayudándoles a arrancar, no a subsidiarizar sectores obsoletos o sobredimensionados, incapaces de mantenerse por ellos mismos (y si no, repasemos la historia de Altos Hornos de Vizcaya). Visión de futuro, sensibilidad social y valentía para tomar decisiones, es lo que necesitan nuestros gobernantes.

Hay que cambiar las leyes, sí, para que los ayuntamientos no dependan de la construcción como fuente de financiación principal; para facilitar el alquiler que permita reducir el número de viviendas desocupadas; para evitar los abusos de los bancos y el urbanismo salvaje, para proteger el patrimonio natural y todos los servicios que nos proporciona y que no sabemos valorar…

Podemos aprender de nuestros errores y aciertos o podemos permitir que las corrientes neoliberales acaben con el estado del bienestar, con el medio ambiente y, en definitiva, con nuestro futuro.

Bibliografía

  • Informe Ascobi 2012 (Avance).
  • EUSTAT, Instituto Vasco de Estadística.
  • Plan Territorial Sectorial Agroforestal de la CAPV (Aprobado provisionalmente).
  • PROGRAMA DE DESARROLLO RURAL DEL PAÍS VASCO 2007-2013.
  • Indicadores de Desarrollo Sostenible 2011, Gobierno Vasco.

Actualización 17/01/2013. Algo así era lo que yo pedía: http://www.fundacionlaboral.org/noticia/sector/el-sector-de-la-construccion-propone-a-traves-de-la-ceoe-medidas-para-fomentar-la-rehabilitacion